Por qué no escribo mucho

Todos los que agarraron mi iPhone en los últimos tres meses habrán visto que en el “escritorio” (btw, son unos metidos que se ponen a leer lo que no les corresponde) tenía en el ToDo algo que decía “Por qué no escribo mucho”… así que acá está, una especie de explicación.
Este blog siempre tuvo períodos de ups and lows, sin embargo creo que en el último tiempo fue más bien un constante low.
Es difícil poder argumentar bien cuáles son las razones por las que escribo poco, ya sea en este blog o en Tecnogeek. Dejando de lado mi situación académica (que muy lentamente va mejorando, pero sigo con problemas para estudiar, sigo sintiéndome en reiteradas ocasiones muy estúpido, etc.), el no escribir pasa por otra razón.
Estamos viviendo un período de saturación blogística que ya empieza a ser nauseabundo. Feinmann tenía razón, realmente, “cualquier pelotudo tiene un blog” (no lo cito de forma despectiva, sino para representar algo masificado), y eso te hace seguir a miles de blogs (o personas), que pueden no ser interesantes el 100% de las veces (y a veces porcentajes mucho mayores, como pelotudeces el 90% de las veces), pero ocasionalmente tienen un destello de sabiduría, humor, o lo que sea, que te pone a pensar “Uh, menos mal que tengo su blog en el reader”… pero aún así, te tenés que comer el 90% de las boludeces (si alguien se siente identificado en su relación con mi blog, mis profundas disculpas).
En fin, a lo que iba, hay muchos blogs. La gente que escribe en esos blogs, si bien cada una es única (si digo otra cosa me acribillan), forma parte de lo que podría ser denominado un mismo conjunto de personas, con intereses similares. Personas con intereses similares, que tienen un blog, entonces, escriben asimismo de cosas similares (¿porque para qué tener un blog en el que no vas a escribir sobre tus intereses?). Y ahí es cuando entra la saturación.
Si bien en un blog similar es más difícil de que suceda esta situación, sirve más ejemplificarla con el caso de Tecnogeek (TG, for short), y sobretodo, con un tipo de noticia en particular: Apple. Nadie sigue sólo un blog de tecnología, siempre lo recomendable es seguir a varios para poder enterarse de diferentes cosas, con distintos puntos de vista. Pero cuando el tema en cuestión es Apple, la blogósfera se inunda de posts prácticamente idénticos, que poco aportan. Por eso a veces en TG nos critican de antiApple… pues bien, en mi caso no es así (Fabio sí, es un antimacoso virulento :P), admiro los productos de la compañía, y si mi presupuesto lo permitiera me rodearía de ellos (pero no puedo). No escribo sobre Apple no porque no me interese, sino porque pienso en ustedes, lectores; creo que ya debieron haber leído suficiente y tienen las pelotas por el piso de leer siempre lo mismo.
Y así como toqué particularmente a Apple, podemos generalizarlo a diferentes marcas, a diferentes ámbitos (no sólo la tecnología) y esferas, que produce una saturación general, la falta de algo que nos diferencie frente al resto (en TG con Fabio consideramos que nos diferencian las reviews; tenemos las reviews más detalladas de todos los blogs, en español al menos, que leemos; el problema con las reviews es que son agotadoras mental y físicamente, requiere mucho tiempo y esfuerzo hacerlas y no nos podemos dar el lujo de hacerlas muy seguido). Y por eso no escribo mucho, ni en mi blog ni en TG (ámbito en el cual siempre hay noticias; me siento saturado, o no me interesan). A veces siento que no les puedo ofrecer algo que no los haga terminar de leer el post exclamando “cómo me acabás de hacer perder el tiempo…”, como probablemente les acaba de pasar.

Que en paz descanses

En una tentación nocturna dominguera, fui a servirme un poco de helado. Ansioso, en vez de esperar a que se descongele un poco, fui directamente con las manos a la masa.
Y así, sin avisar, ella se murió. Me acompañó durante unos 15-16 años, pero hoy decidió decir “basta”. Era mi preferida, la usaba siempre (simplemente detesto las metálicas, necesito de plástico), y a mis sobrinos les gustaba mucho también. No sé cómo voy a decirles que ya no está más entre nosotros. Naturalmente, luego tuve que duplicar mi ración de helado para superar la depresión.

Don’t… just… don’t =(.
Nota: era una cuchara

FMFL

Llegar a casa a la 1 un día en que uno se levantó a las 7 (que para una mente ociosa y vegetal como la mía es un día larguísimo), estar cansado y con esa depresión que sólo puede generar… bueno, cualquier día. De repente escuchar un ruido. ¿Qué es eso? ¿Un grillo? Oh no, el terror. Un murciélago rasgando contra la ventana.
Pero hete aquí que la persiana está rota (desde hace… meses). Por lo que el murciélago que fácilmente puede entrar por caída libre por el hueco de la persiana, simplemente no puede salir (ya que no existe caída libre a la inversa, y las alas no pueden desplegarse por el estrecho espacio persiana-ventanal). Y yo… YO NO LO VOY A SACAR SEÑORES!!! Al que cree que estoy haciendo mucho escándalo y se perdió esto en Twitter, le recuerdo: 1, 2 y 3. Al menos en esa ocasión estaba mi cuñado. Ahora… ahora es la 1:25, al único que tengo es al gato relamiéndose.

P8314713

Como si esa visión no hubiera sido lo suficientemente tétrica, al portero eléctrico se le dio por sonar hace un rato. La adrenalina generada por ambas situaciones no me va a dejar dormir bien esta noche…
Fuck my fucking life.
Actualización: listo… una hora después de comenzado el altercado, ya está. Lo salvé, lo vi volar y alejarse como un hijo que abandona el hogar, y todo. Sigo opinando que mi vida es una mierda…

Ideal

Imaginá un círculo. Ahora, deformalo, desfiguralo, rompelo. Las líneas que antes eran círculo empiezan a bailar, a moverse, y se reacomodan. Dos piernas, un torso, dos brazos, una cabeza; agregamos un poco de curvas sensuales (dependiendo de tu sexo y tu orientación) a gusto en los pechos, las caderas, el trasero.
Definido el contorno, imaginada una forma correspondiente a los cánones humanos, lo empezás a rellenar con lo que vos querés encontrar, lo que vos te decís que estás buscando. Le ponés no las experiencias que es posible que tenga, sino las que vos creés querer que tenga; los pensamientos que vos creés que debe razonar; el ánimo que vos necesitás que tenga.
Y ese círculo, que ya no es tal sino el ideal de lo que buscás, puede no existir. Pero vos no te das cuenta de eso, estás empecinado en seguirlo buscando. Y como sos cuadrado (todos somos cuadrados, y creemos que hay un círculo maleable como el del principio), no creés en otra opción; no te das cuenta que puede haber otro cuadrado que te haga bien… vos querés un círculo.

(si no se ve, este es el video)

George: What is this? Did you ever get the feeling like you’ve had a haircut but you didn’t have one? I’m all itchy back here.
Jerry: Ahh.
George: What?
Jerry: What is this? What are we doing? What in god’s name are we doing?
George: What?
Jerry: OUR LIVES!! . What kind of lives are these? We’re like children. We’re not men.
George: No, we’re not. We’re not men.
Jerry: We come up with all these stupid reasons to break up with these women.
George: I know. I know. That’s what I do. That’s what I do.
Jerry: Are we going to be sitting here when we’re sixty like two idiots?
George: . We should be having dinner with our sons when we’re sixty.
Jerry: We’re pathetic… you know that?
George: Yeah, Like I don’t know that I’m pathetic.
Jerry: Why can’t I be normal?
George: Yes. Me, too. I wanna be normal. Normal.
Jerry: It would be nice to care about someone.
George: Yes. Yes. Care. You know who I think about a lot? Remember Susan: ? The one that used to work for NBC?
Jerry: Hmm. I thought she became a lesbian.
George: No. It didn’t take.
Jerry: Oh.
George: Did I tell you I ran into her last week? Ho-ho, she looked great.
Jerry: Hmm.
George: You thought she was good looking, right?
Jerry: See, there you go again. What is the difference what I think?
George: I was just curious.
Jerry: Well, this is it. I’m really gonna do something about my life, you know? You know, I think I’m gonna call Melanie again. So what if she shushed me. George:, I am really gonna make some changes.
George: Yes. Changes.
Jerry: I’m serious about it.
George: Think I’M not?
Jerry: I’m not kidding.
George: Me, too.

Mail

Ante la falta del cuarto integrante para los Trabajos Prácticos del cuatrimestre de la materia Algoritmos I, me vi obligado ayer a mandar un mail de reclutamiento a la lista de alumnos de dicha materia para ver si conseguíamos algún voluntario. Este es el mail:

Hola qué tal. Somos D.G., S.L.,” (nota: puse las iniciales, en el mail estaban los nombres completos)” y Matías Laporte
(no necesariamente en ese orden).

Como sabrán, debido a las restrictivas leyes vigentes, no hay TP sin
cuarteto, y no hay cuarteto sin 4 personas. Somos 3; ergo, resta una
persona que se sume a nuestro equipo.

No hay muchos lineamientos acerca de qué estamos buscando, porque
tampoco sabemos bien cuál es nuestro deber (más allá de aprobar…
¿cómo?). Tampoco nos interesa hacer promesas que no podremos cumplir
(nos encantaría prometerles un bizcochito de grasa y un mate lavado,
pero no sé si la situación nos lo permite).
Se habló en nuestro grupo que podía llegar a ser una mujer lo que
necesitábamos, justamente por los argumentos esgrimidos en un mail
anterior; sin embargo, rechazamos esa propuesta por considerarla
sexista, por lo que nos pronunciamos a favor los dos sexos y la
integración igualitaria.

Y juro que no puedo ponerle más onda al mail que lo que hice hasta
ahora… todos mandaron mails tan lindos y llenos de colores que mi
usual forma de escritura lacónica hubiera quedado opacada por ellos.

(el envío de este mail fue aprobado por votación democrática, con una
mayoría cualificada y una abstención, porque no encontré la persona en
el mazinyer; sumado el cuarto integrante futuras votaciones se
realizarán bajo el régimen de dictadura igualitaria, cuyo conductor se
decidirá en un cuadrangular de go, ajedrez, o puñetazos).

Luego recordé que había olvidado algo, por lo que tuve que mandar un segundo mail:

Disculpen el ruido, pero olvidé algo fundamental.

Si creen que responderme a mi mail puede resultar perjudicial para su
salud, les dejo asimismo otros métodos de contacto:

D.G.: mail@blablabla.com
S.L.: mail@blablabla.com
Matías “remera de arcoiris” Laporte: al mail desde el cual escribo, o
para charlas más íntimas mail@hotmail.com

También pueden optar por paloma mensajera, sin embargo dudaría que el
mensaje llegue a destino (al correcto, al menos; a menos que la paloma
mensajera sufriera de combustión espontánea o ingestión
accidental/voluntaria, siempre llegará a destino).

Hasta ahora, nadie respondió. Me parece que voy a tener que mandar un nuevo mail al Jefe de TP’s, diciéndole: “Tengo problemas para hacer amigos, me falta un integrante…” :(.

Más frío que Riquelme: las paradojas de un cooler

Memoriosos que prestan atención recordarán por mis llantos en Twitter que hace un año más o menos el cooler para el procesador que había comprado felizmente unos meses antes se rompió, por lo que anduve sin computadora de escritorio unas semanas hasta que luego de pelear y pelear la garantía me lo reemplazaron.
Hace unas semanas volví a sufrir exactamente el mismo problema, pero ya sin una garantía que me ampare. En este caso, aparte de sufrir un leve desbalanceo el ventilador (que provoca que al girar el mismo “baile” sobre la base, es decir, no gira completamente “paralelo al mother”), el mismo chocó contra unas chapas de metal (aka el disipador) y se rompió una de sus paletas de plástico.
Ergo, aparte de tener un ventilador que por su desbalanceo hace más ruido, una de sus paletas se encontraba parcialmente despegada. Poxipol a la obra, la pegué por completo. Pero claro, la masa agregada por el poxipol hacía que la paleta tuviera una longitud mayor que las otras, haciéndola MÁS propensa aún a chocar contra las chapas de metal. Ayuda de padre mediante, y de un taladro eléctrico, limamos la paleta hasta hacer que tenga la longitud adecuada.
Luego de pelear reiteradas veces con el cooler, el destornillador, y el reputo mother, logré conectar todo como se debe, para apretar por fin, después de varias semanas, el botón de “On”. Y acá estoy, la pc de escritorio volvió a andar, con un cooler que no está al 100% de eficiencia (recordemos su problema de desbalanceo), pero que al menos sirve para que el procesador no reviente.
Por este temor a un ventilador no ande como debe, es que decidí instalar la aplicación AMD Overdrive, que si bien está dirigida a los entusiastas y gamers que desean overclockear su computadora, ofrece un sistema de monitoreo bastante completo y con información detallada. Y ahí es cuando:

TMPIN4: por debajo del cero absoluto (0 absoluto = 0° K = (-273.15)°C!!! Es claro que ese valor no refleja la realidad (ni sé a que corresponde), pero supongamos por un momento que es cierto, entonces nos encontramos ante una paradoja. Si un cooler fuese tan efectivo que mantiene al procesador en una temperatura en la que no hay energía suficiente para que haya movimiento… cómo hace para moverse y, ergo, enfriar al procesador? 😀 . Es mágico (?). De todas formas, 15° me parece una temperatura óptima para un AMD de 4 núcleos. Aunque por supuesto los 10° que hay en mi habitación influyen decisivamente, pero de todas formas, no avizoro peligro alguno en el futuro cercano. Veremos en el verano…
Disclaimer: (la boludez de este post es culpa de la euforia generada por recuperar mi PC, que ocasiona el que me termine durmiendo tarde y pensando poco).

Mundial

Salir de mi casa para lo de un amigo ni bien está empezando el partido. Situación rara, pero me obligan a hacerlo, a modo de cábala (una rara, pero a mis amigos les gusta seguir esas cosas). Llegar cuando van ~20′ del primer tiempo (sí, pasaron bastantes minutos como para poder decir que efectivamente llegué tarde, así que el hechizo no está roto). Tocar timbre, que me abra el encargado, y subirme al ascensor. Piso 13, en un recorrido que parecía eterno, no está bueno tener que perderme una parte de todos los partidos (contra Grecia perdí sólo un minuto, con todos los demás siempre 15-20′). Sacar la remera de la Argentina de mi mochila, ponérmela, estar por el piso 6 y de repente escuchar gritos por todas partes. No saber qué pasó: ¿fue una jugada de casi-gol?, pero al mantenerse los gritos por varios segundos empezar a creer que algo importante pasó, y unirme a los gritos. Llegar al piso 13, una puerta abierta, y todos festejando, y ponerme a gritar junto a ellos. Llegué en el momento justo.

Y después sufrir cuando estuvieron por anular el gol, pero eso es otra cosa.