Mundial

Salir de mi casa para lo de un amigo ni bien está empezando el partido. Situación rara, pero me obligan a hacerlo, a modo de cábala (una rara, pero a mis amigos les gusta seguir esas cosas). Llegar cuando van ~20′ del primer tiempo (sí, pasaron bastantes minutos como para poder decir que efectivamente llegué tarde, así que el hechizo no está roto). Tocar timbre, que me abra el encargado, y subirme al ascensor. Piso 13, en un recorrido que parecía eterno, no está bueno tener que perderme una parte de todos los partidos (contra Grecia perdí sólo un minuto, con todos los demás siempre 15-20′). Sacar la remera de la Argentina de mi mochila, ponérmela, estar por el piso 6 y de repente escuchar gritos por todas partes. No saber qué pasó: ¿fue una jugada de casi-gol?, pero al mantenerse los gritos por varios segundos empezar a creer que algo importante pasó, y unirme a los gritos. Llegar al piso 13, una puerta abierta, y todos festejando, y ponerme a gritar junto a ellos. Llegué en el momento justo.

Y después sufrir cuando estuvieron por anular el gol, pero eso es otra cosa.

El oligarca

Escrito por Rolando Hanglin para La Nación, visto en el Facebook (pero tengo el tweet :P) de Ismael Briasco. Posteo motivado porque ayer le di 0.25$ a un trapito y… me la tiró por la cabeza. Sé que fui un miserable, pero a) no tenía ninguna otra moneda encima (no le iba a dar un billete, porque era de 10$ y además era el único que tenía :D), b) el tipo en ningún momento me “ofreció” cuidármelo porque, de hecho, c), no estaba cuando yo llegué.

A las seis de la mañana, escuchando la eufórica carcajada de los horneros, con un sol ya picante en la madrugada fresca, el señor Fernández sube a su auto en Ramos Mejía Norte, cerca de la antigua Avenida Gaona, hoy Acceso Oeste. Dispone de un pequeño garage, donde los chicos guardan también un triciclo y una bicicleta con rueditas auxiliares, más que nada para colocar estos bienes lejos de la mirada de los ladrones, que podrían tentarse al ver semejante botín desguarnecido, incluyendo las sábanas tendidas en la soga del patio. Por lo demás, el candadito del garage no resistiría dos o tres empujones decididos.

Parte el señor Fernández, la radio encendida, el alma llena de proyectos optimistas. No es el suyo un coche importante: apenas un Corsa de segunda mano. Pero se encuentra en buen estado y es un auto digno, de sobrio color azul marino, que Fernández está pagando en cuotas desde el año pasado. Al cabo de veinte años como visitador médico especializado en insumos de ortodoncia, se siente recompensado por ese vehículo que representa, de algún modo, su salida del proletariado peatonal.

Al llegar al cruce, Fernández frena respetando la luz roja. Se le acercan dos muchachos de uniforme con unos papeles.

– Somos de los bomberos, jefe. Se nos fundió la autobomba. Ponga un mango, jefe.

– ¿A qué bomberos pertenecen ustedes?

– ¡A los bomberos, maestro! ¿No sabe lo que son los bomberos! ¡Somos los que apagamos los incendios, somos!

El segundo uniformado, más ceremonioso, se acerca con una sonrisa.

– Es un pesito, papá. Mirá la rifa que tenemos: te ganás un departamento en Mar del Plata, una camioneta cuatro por cuatro, un televisor plasma. ¡Cien mangos sale la rifa!

– ¿Cien pesos?

– Sí mi amor. Dame la dirección que tenemo que pasar a cobrarte todos los meses. Son doce cuotas de cien pesitos. ¡Pero mirá los premios que tenés! Es posta posta. Dale, dictame la direción…¿Qué calle es?

– ¡No, no puedo! Perdón, muchachos, tengo que seguir…

Fernández arranca precipitadamente. El bombero (?) que se había apoyado contra la ventanilla, algo fastidiado por la maniobra brusca, se queda protestando.

– ¡Epa che! ¿Qué hacés? ¡Tené cuidado!

– ¡Asesino! – agrega el otro.

– ¡Dios quiera que no se te queme la casa! ¡Después llamá, a ver si te apagamos el fuego, gil!

Fernández los deja atrás y pisa el acelerador por una larga avenida, sombreada por antiguos eucaliptus. A las 6:15 debe detenerse porque hay un corte: se trata de los ocupantes de un predio baldío. Han incendiado dos neumáticos y baten el parche de tres bombos, en acción de protesta porque un juez insensible los quiere desalojar. Hay hombres encapuchados, armados de palos y piedras. También mujeres con bebés en brazos, niños de toda edad y perros. El predio con las chozas de cartón se ve a unos 100 metros, custodiado por la policía, que también ha determinado el corte del tránsito, formando una nutrida fila de vereda a vereda. Fernández se acerca lentamente con su auto. Un oficial se le aproxima, ceremonioso.

– Señor oficial, déjeme pasar. Tengo que ir a trabajar. Se me hace tarde.

– No puedo, amigo. Desvíese, busque otro camino. Tengo órdenes de custodiar este corte para no criminalizar la protesta social. Circule, señor. Estoy cumpliendo con mi deber. No me comprometa, señor.

Fernández da marcha atrás y retoma, al igual que otros furiosos automovilistas. Su cabeza empieza a funcionar más rápido: debe encontrar un camino apto: tal vez la avenida Rivadavia. ¿Subir a la autopista en Liniers?

A las 6:32, como un ratoncito acorralado, Fernández se encuentra en pleno atascamiento. Ni siquiera sabe el nombre de esa calle, porque los carteles han sido arrancados, pero está en el límite de la ciudad de Buenos Aires y la Provincia.

– Somos los héroes de las Malvinas, men . A ver si das una mano (lo apura un señor de fuerte aliento alcohólico). Sus compañeros se distribuyen a todo lo ancho de la calle, requiriendo dinero a los otros automovilistas. En este caso, Fernández entrega diez pesos. Luego saltan ágilmente, ante los autos embotellados, dos acróbatas de 15 años que practican el sencillo truco de mantener tres bolas en el aire. Son de la Escuela de Circo “Patria o Muerte”. Tras el breve número, los adolescentes pasan la gorra por la ventanilla de los autos. Son las 7:40.

– Tengo que llegar, tengo que llegar -masculla desesperado Fernández: avanza y retrocede bruscamente en movimientos cortos y luego retoma hacia atrás, con un chirrido de gomas. Mira por el espejo retrovisor y ve a unos desconocidos que le arrojan piedras.

– ¡Asesino! ¡Asesino! – Pero los gritos quedan atrás.

Son las 9 de la mañana. Sudoroso, perdida ya la apostura matinal, Fernández llega a su primer destino, un consultorio sobre la Avenida Nazca, ya dentro del territorio de la Capital. No hay estacionamiento. Después de recorrer 20 cuadras interminables, llega a un gran letrero donde se lee “Parking” en letras rojas. Pero un hombre que lleva la camisa fuera del pantalón, agitando un pañolón sucio, le sonríe tristemente:

– No hay lugar, no hay lugar.

Fernández no se dejará vencer tan fácil. Vuelve a la dirección inicial y allí encuentra un claro perfecto, junto a la acera, donde estaciona con hábiles maniobras. Una vez colocado el coche, pone punto muerto y baja.

– Te cuido el coche, papá – decide un muchacho que mastica un escarbadientes.

– Bueno…¿Cuanto es?

– Veinte pesos, papi.

– ¡Epa! ¿No es mucho?

– Más caro te va a salir si te lo rayan todo, papi.

– Comprendo. Bueno, tomá.

Media hora más tarde, cumplida su diligencia, Fernández vuelve a su auto. El cuidacoches no está por ninguna parte. Seguramente se fue a tomar un vino o dos con los veinte pesos. Fernández, satisfecho del deber cumplido, se sienta en su auto y prende el arranque. Al levantar la mirada, ve que tres muchachos armados de varas y tachos avanzan de frente hacia su automóvil. Parecen grandes bichos negros de punzantes antenas. Cree que lo van a atacar.

– ¡No, no, no! – exclama aterrado. Fernández ama a su auto más que a su mujer; los domingos lo lava, lustra y pule con ternura.

– Te limpiamos el parabrisas macho. Un toque.

– ¡No, no, no!

– Vamos, macho, soltá un dinero.

Sordos a sus reclamos, los tres muchachos pasan esponja y trapo por el parabrisas, se llevan sus diez pesos y se van.

Fernández vuelve a la ruta. Le faltan todavía ocho visitas. Pasará por infinidad de semáforos. A lo largo de su viaje se topará con dos payasitos de nueve años, una mujer con su niño dormido en brazos pidiendo por caridad en las ventanillas, varios piquetes armados de palos, numerosos héroes de las Malvinas y hasta unos jóvenes que dicen pertenecer a los Pueblos Originarios. Cada uno con su alcancía y su amenaza.

Fernández apenas interrumpe su jornada para comer un sandwich de chorizo en un dudoso chiringuito de la Costanera. El establecimiento no tiene agua, de modo que los chorizos nadan en un gran tacho de hojalata y de allí van directo a la parrilla. El patrón, con unas manos negras de grasa y carbón, arma el sandwich, ofrece una gaseosa tibia y chimichurri.

– Esta botellita es con ajo, esta es sin ajo. A mí me gusta con ajo, jefe pero eso es cuestión de cada uno. Sírvase.

El chorizo resultó buenísimo y Fernández se aleja agradecido porque pagó solamente diez pesos.

Después de tanto caminar, hay que llenar el tanque de nafta. Son cien pesos. El operario se ofrece generosamente a limpiar el parabrisas, que de todas formas está impecable porque ha sido fregado ya muchas veces, y recién entonces inicia Fernández su regreso a casa. Elige un camino despejado, aunque lleno de ladrones que esperan su oportunidad detrás de los árboles, y prende la radio para escuchar opiniones políticas, reportajes de actualidad, las conclusiones de un día más en la ajetreada vida de la ciudad y el país.

Inevitablemente se encuentra con un embotellamiento a las 18 horas, y más tarde una marcha de desocupados que exigen Justicia con grandes carteles. Algunos golpean el capot del Corsa con furia. Uno de ellos, tal vez achispado, le grita:

– ¿Qué te pasa, oligarca? ¿Estás apurado?

Pero al cabo de una hora el camino vuelve a liberarse y Fernández enfila raudo hacia su discreta casita suburbana, donde lo esperan su mujer y sus hijos. Mientras escucha los afilados análisis políticos, algo parecido a la felicidad comienza a brotar de su interior. Es que va ligero, con la ventanilla abierta, en mangas de camisa, meditando sobre un día fructífero: a pesar de todos los impedimentos, consiguió trabajar.

Y hay algo más: lo han llamado “oligarca”. Mientras entra, con noche de luna, en su barrio, oliendo jazmines y mirando a derecha e izquierda (el momento de la llegada a casa es el más peligroso, por los asaltos a mano armada) el señor Fernández piensa que, en efecto, tiene algo de aristócrata. Posee una casa y un auto. Por eso lo persiguen los policías de tránsito, cazadores de multas, y lo hostigan los desheredados del mundo. Fernández es ri-co.

Baja del auto, se desespereza y pone la llave en la cerradura. Se siente un Anchorena, un Pereyra Iraola, un Alzaga Unzué. ¡Oligarca, le han dicho! Como todo argentino, sueña que es un estanciero que posee infinitas hectáreas de pampa húmeda y que se embarca para pasar medio año en París, llevando a bordo la vaca lechera: ¿Por qué no? Es bueno tomar un desayuno natural, por la mañana.

Modestamente, uno ha llegado.

Qué le ocurrió a Argentina?

Si tienen un poco de tiempo y manejan más o menos el inglés, les recomiendo este artículo que salió en un blog (Economyx) del New York Times, titulado “What Happened to Argentina?“.
Si bien el artículo en cuestión puede resultar bastante vago en cuanto a lo que plantea (por plantear obviedades, no desarrollarlas ni explicar las cosas como se deben, simplificar todo hablando simplemente de un factor, la educación, cuando en el medio juegan mucho más agentes), lo que me interesó más que nada fueron los comentarios que hay en el mismo (gracias a los blogs por existir; en un medio tradicional esto no hubiera sido posible). Si bien el sistema de comentarios del NY Times podría ser mejorado (agregar la posibilidad de hacer replies, ya que de otro modo los comentarios terminan pareciendo diferentes monólogos o biólogos entre comentarista y autor; con replies, podría armarse un feedback mucho más interesante entre los comentaristas)… eso ya es otro tema.
Este artículo me interesó bastante también porque toda mi vida mi viejo me reiteró continuamente que lo que debía hacer era irme del país, porque acá el futuro para mí no iba a ser lo mejor, y podía encontrar mejores oportunidades afuera. Siempre opiné distinto que él, creyendo que podía ayudar de algún modo a que cambien las cosas y no ver descender constantemente a nuestro país. Pero este año en particular, por ninguna razón en especial sino por la situación en general (sobretodo con el gobierno actual) llegué a un punto “límite”, en el cual me sofoqué de tanta mierda que hubo junta (y que sigue habiendo), y realmente me planteé si lo mejor no sería irme, en cuanto pueda, afuera. A lo que iba, por suerte artículos como este, si bien bastante negativos con respecto al estado actual y el porvenir de Argentina, son muy útiles (en este caso, aclaro de nuevo, no por el artículo en sí sino por el “debate” posterior) para poder intentar ver qué es lo que está mal desde una perspectiva que uno quiere creer que es objetiva y ajena a la cosa (aunque se nota que hay varios comentaristas de Argentina, o el caso de “Eduardo Real”, que es oficialista hasta las pelotas 😀 ), y reflexionar acerca de qué se puede hacer para mejorarlo.
El autor del artículo “prometió” hacer futuros posts al respecto, utilizando como referencia el primero… si me llego a enterar cuando los haga (al de hoy llegué de casualidad, por un mail de la lista de correos de mi Facultad), voy a tratar de postearlo. Que lo disfruten.

El fútbol se debería ver en cualquier hogar del país

De acuerdo a Moyano, “es muy importante que en cualquier hogar del país se pueda ver un partido”. Por supuesto, nuestro amado gobierno es el que ahora posibilitó que en cada hogar, se pueda ver un partido de fútbol.

Pero tengamos en cuenta que para poder ver un partido de fútbol en nuestras casas… es necesario tener un televisor. ¿Podemos asegurar que en cada casa de Argentina hay un televisor? No, seguro que no. Probablemente haya gran cantidad de casas sin luz, gas, o siquiera agua potable. Pero lo que sí podemos asegurar es que probablemente, muchas casas sigan sin televisor (aunque personalmente, no sé si es algo malo)…

Cats in the Cradle

Canción bastante dura (que no parece por la melodía, pero si uno escucha/lee la letra se da cuenta que lo es). Un temazo.



“My child arrived just the other day,
He came through the world in the usual way.
But there were planes to catch, and bills to pay.
He learned to walk while I was away.
And he was talking ‘fore I knew it, and as he grew,
He’d say, “I’m gonna be like you, dad.
You know I’m gonna be like you.”

And the cat’s in the cradle and the silver spoon,
Little boy blue and the man on the moon.
“When you coming home, dad?” “I don’t know when,
But we’ll get together then.
were gonna have a good time then.”

My son turned ten just the other day.
He said, “Thanks for the ball, dad, come on let’s play.
Can you teach me to throw?” I said, “Not today,
I got a lot to do.” He said, “That’s ok.”
And he walked away, but his smile never dimmed,and
Said, “I’m gonna be like him, yeah.
You know I’m gonna be like him.”

And the cat’s in the cradle and the silver spoon,
Little boy blue and the man on the moon.
“When you coming home, dad?” “I don’t know when,
But we’ll get together then.
were gonna have a good time then.”

Well, he came from college just the other day,
So much like a man I just had to say,
“Son, I’m proud of you. Can you sit for a while?”
He shook his head, and he said with a smile,
“What I’d really like, dad, is to borrow the car keys.
See you later. Can I have them please?”

And the cat’s in the cradle and the silver spoon,
Little boy blue and the man on the moon.
“When you coming home, son?” “I don’t know when,
But we’ll get together then, dad.
were gonna have a good time then.”

I’ve long since retired and my son’s moved away.
I called him up just the other day.
I said, “I’d like to see you if you don’t mind.”
He said, “I’d love to, dad, if I could find the time.
You see, my new job’s a hassle, and the kid’s have the flu,
But it’s sure nice talking to you, dad.
It’s been sure nice talking to you.”
And as I hung up the phone, it occurred to me,
He’d grown up just like me.
My boy was just like me.

And the cat’s in the cradle and the silver spoon,
Little boy blue and the man on the moon.
“When you coming home, son?” “I don’t know when,
But we’ll get together then, dad.
you know well have a good time then.”

Para estos tiempos virulentos

no te olvides de tomar tu dosis de Regenesis.

Una genial serie situada en Canadá, que cuenta los sucesos de un laboratorio de biotecnología. Hay mucho virus, mucha química, mucha biología, y como ambos temas (pasado glorioso, presente desastroso jaja) me gustan mucho, la serie también me gusta.

Simplemente, van a empezar a tener miedo, mucho miedo. Ver lo que pueden llegar a hacer los virus, cómo a los científicos les cuesta luchar contra ellos… en la televisión, y traslaparlo a la vida real, con esto del dengue, gripe porcina, gripe aviar, gripe vaginal, etc., no les va a gustar para nada :D.

Se las recomiendo, realmente, es muy interesante.

Wikhipocondría

ATENCIÓN: este post comienza con una frase CLICHÉ: Internet tiene cosas buenas… pero también tiene cosas malas" (!).

Entre esas cosas malas podemos encontrar el hecho de la cantidad de información disponible para todos, y específicamente (relacionado con este post), la información médica. Ya se ha visto en varias series (Scrubs y House M.D. son las dos series médicas que sigo) que algunos pacientes buscan sus síntomas en Internet e intentan hacer un diagnóstico ellos mismos; una vez que se encuentran frente al doctor y le comentan su búsqueda y el diagnóstico final, los M.D.’s no pueden hacer más que reírse, burlarse del paciente, y enojarse (“Usted le va a creer a Wikipedia o a mí?”).

Por alguna razón el ser humano siempre piensa que puede hacer las cosas mejor que alguien que haya estudiado profundamente durante *años* las carreras afines a esas cosas.

  • Para qué llamar al electricista si yo puedo arreglar el lavaplatos/lavarropas/televisor/cableado de la casa solo? Además, el electricista me va a romper el culo.
  • Nah, no llames al cerrajero a esta hora, yo te cambio la cerradura de la puerta.
  • Al mecánico vas a llevar el auto? Dejamelo a mí…
  • La que más me afecta: la gente que utiliza computadoras cuando deberían en realidad tener una orden de restricción de 10 pies frente a las computadoras, porque cada vez que las tocan hacen desastres :D.
  • Etc.

Así es como termina la gente electrocutada, con un agujero en la puerta (habiendo sido en otra época el lugar donde uno ponía una llave y la puerta se abría!), un auto en llamas, una computadora tirada por la ventana.

Pero en este caso en particular, la de la información médica disponible para todo el mundo, las consecuencias pueden ser un poco más jodidas. La gente (si bien en los términos generalizo, no creo que todos se porten así, pero seguro que mucha gente sí, los boludos que están en todas partes, por supuesto) empezará a autodiagnosticarse y probablemente automedicarse, cagando verdaderamente su cuerpo ante la falta de consulta a un verdadero médico.

Además, les estamos dando armas a los hipocondríacos!!! Gente ya insoportable de por sí, que ahora puede buscar la enfermedad que más le guste, estudiarse de memoria todos los síntomas, fingir, y hacer perder tiempo a los médicos y a sus conocidos.

En fin, abajo Internet. Eso nomás.

ATENCIÓN 2: Este post fue escrito bajo los influjos de sustancias que generan alucinaciones y son tóxicas para la salud (Frappé de noséquémierda y medallón de Havanna; yo quería el de Tramontana y alfajor de chocolate pero no tenían).

ATENCIÓN 3: Primer post escrito con Windows Live Writer… y está recomendable ;).

Muerte a los trapitos

Hace poco más de un mes fui a la Biblioteca Nacional a estudiar con un amigo. La biblioteca queda sobre la calle Agüero, más o menos al 2500. Di varias vueltas por la zona intentando buscar un lugar donde poder estacionar (a un radio de 3-4 cuadras), siempre esquivando los trapitos, ya que me da mucha bronca tener que pagarle a alguien para que se quede sentado.
Habiendo fallado en mi misión, no me quedó otra que volver enfrente a la Biblioteca, donde había visto lugares vacíos… además de un trapito. Entregando el culo, sigo sus señas y me estaciono donde él me dice. Le pregunto cuánto es, me dice que 5pe, me ofrece si quiero que me lave el auto, “no, gracias”. Me voy, y “estudio”.

Grande fue mi sorpresa cuando ayer entré a la página de Consulta de Infracciones del GCBA (entro periódicamente para revisar no haber cometido ninguna cagada), y había una multa por mal estacionamiento. Agarro la Guía T, cotejo la dirección que aparece en la multa con la misma, y me doy cuenta que es enfrente a la Biblioteca Nacional.
Trapito pedazo de hijo de remil puta, me hiciste estacionar en un lugar que no se podía, conchudo! Media pila! En el momento tenía ganas de agarrar el auto e ir a la calle Agüero a atropellar gente al mejor estilo GTA. Ahora… también.

Evidentemente no puedo defenderme por haber estacionado en la mano izquierda, aún cuando está prohibido. Pero no es totalmente mi culpa, al haber visto más autos estacionados sobre esa mano, y al decirme el tipo que podía estacionar ahí… fue incauto, y le creí. El problema también va por el lado de que muchas veces veo calles en las que la gente estaciona en las dos manos, dejando solamente un carril para que los autos y colectivos circulen (generando a veces grandes quilombos de tránsito), así que ya el haber estudiado la ley de tránsito para el examen teórico no sirve, porque me confundo cada vez que salgo a la calle.

Muerte a los trapitos hijos de remil puta.