Si advirtiéramos el cambio en nosotros tan fácil como lo hacemos, y simple como lo sintetizamos, en el otro, o como los otros en uno, tal vez tendríamos las respuestas que buscamos. Encontraríamos las bifurcaciones en los caminos, el momento bisagra, cuándo comenzamos a perderte.

Podrías darle vueltas y vueltas y vueltas. Si nos interesara.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *